Cesta
Wishlist
Account
In stock Agotado

Adorno Ape dell'oro

Ape dell'oro MJ16 5

€ 32,00

MJ16 5

Adorno en porcelana. Decorado a mano.

diámetro (cm):  6.00
altura (cm):  7.20

Las abejas FaberJorì se creían extintas. Viven en un jardín secreto donde se nutren del néctar de las flores doradas. Por eso producen una miel de oro que se puede comer. Quien la come se vuelve rico.- Marcello Jori

Tradición y atmósferas mágicas reunidas por Marcello Jori en una colección de decoraciones inspiradas a los famosos huevos, joyas de Peter Carl Fabergé. Artista y joyero de la corte de los últimos zares de Rusia, entre 1885 y 1917 Fabergé ha realizado huevos únicos y preciosos, comisionados por los zares como regalo pascual para las respectivas consortes. Las decoraciones Faberjorì se dirigen a este pasado lejano conservando la artesanía, la calidad ejecutiva, la riqueza del decorado y el cuidado de los detalles. Ornamentos exclusivos para regalar como dones preciosos, objetos únicos para colgar, para crear una atmósfera adorable y especial. La colección Faberjorì está compuesta por seis decoraciones inspiradas en originales personajes, que custodian y narran una historia particular.

¿Necesitas piezas de recambio?

Ver todos los piezas de recambio
Marcello Jori

The Designer

Marcello Jori

Marcello Jori nació en Merano el 12 de diciembre de 1951. Vive y trabaja en Bolonia. Jori, tras la licenciatura en el DAMS, comienza en 1977 su actividad de artista, que lo llevará a exponer en galerías y museos nacionales y extranjeros. Desde mitad de los años setenta, Jori da los primeros pasos tomando el principio de ciertas premisas conceptuales, pero pronto se separa de las mismas para violar lúcidamente los aspectos más fríos y austeros de las mismas en el intento de infundir a la obra de arte una nueva savia vital. Se trata de trabajos fotográficos donde interviene en algunas obras de arte del pasado, interpretándolas textualmente: el arte se restituye de este modo en el mundo, el artista "vuelve a dar cuerpo" a los cuadros y toma posesión de los mismos, haciendo que se vuelvan auténticos. De este modo, sucede que una pintura abstracta que evoca la puesta de sol sea expuesta a la luz y a los colores de una puesta real ("Puesta de sol en el mar" en el mar en la puesta de sol, 1976). En 1979 Jori, se retrata encima de una escalera en el acto de pintar la caída del ángel, obra de contacto celeste, que marca un giro en su recorrido artístico, y es animado por una nueva vitalidad expresiva que lo acompañará durante toda la década siguiente. Es en esta fase cuando la experiencia de la pintura se vuelve central en su evolución creativa: son los años de los "escritos", vertiginosas y fluctuantes palabras suspendidas entre el espacio físico y mental del artista. Palabras que después se encierran en los edificios policromos de los "Teatrini", llamativas arquitecturas en movimiento que introducen volúmenes de las siguientes series de "cristales" y de las "joyas", pequeñas geometrías encantadas y caleidoscópicas.