Cesta
Wishlist
Account
In stock Agotado

Adorno para punta del árbol de Navidad Arcangiolo

Arcangiolo AMJ15

€ 50,00

An angel at Christmas

AMJ15

Adorno para punta del árbol de Navidad en vidrio soplado, colorado oro. Decorado a mano.

ancho (cm):  5.00
altura (cm):  25.00
longitud (cm):  6.00

Marcello Jori explores his creative flair to bring us the Arcangiolo Christmas tree topper. The designer offers an original interpretation of the traditional tree topper, a vital accessory for those who love decorating their Christmas tree. Arcangiolo is an angel of the Annunciation playing a bugle: a luminous celestial creature that has come to bring Christmas cheer. The object, produced from blown glass, has an intensely luminous effect. The eyes and nose of Arcangiolo are hand-decorated: an additional detail that enriches this poetic Christmas tree topper.

¿Necesitas piezas de recambio?

Ver todos los piezas de recambio
LPWK

The Designer

LPWK

Laura Polinoro, nacida en Bérgamo, se licencia en arte y comunicación en el DAMS de Bolonia. En un principio trabaja en danza contemporánea, ocupándose de coordinación artística, vestuario y escenografía. Posteriormente desarrolla actividades de investigadora en la Domus Academy de Milán. De 1990 a 1998 es la responsable del Centro Studi Alessi, para el cual realiza labores de metaproyectista y directora artística, coordinando los talleres desarrollados tanto dentro de la propia empresa como en colaboración con diversas universidades y centros de diseño de todo el mundo y llevando a cabo numerosas actividades editoriales y de comunicación. Los artículos que se producen durante este periodo se identifican con la sigla “CSA”. Desde el 2004, los productos que ella coordina se identifican con la sigla "LPWK".

Marcello Jori

The Designer

Marcello Jori

Marcello Jori nació en Merano el 12 de diciembre de 1951. Vive y trabaja en Bolonia. Jori, tras la licenciatura en el DAMS, comienza en 1977 su actividad de artista, que lo llevará a exponer en galerías y museos nacionales y extranjeros. Desde mitad de los años setenta, Jori da los primeros pasos tomando el principio de ciertas premisas conceptuales, pero pronto se separa de las mismas para violar lúcidamente los aspectos más fríos y austeros de las mismas en el intento de infundir a la obra de arte una nueva savia vital. Se trata de trabajos fotográficos donde interviene en algunas obras de arte del pasado, interpretándolas textualmente: el arte se restituye de este modo en el mundo, el artista "vuelve a dar cuerpo" a los cuadros y toma posesión de los mismos, haciendo que se vuelvan auténticos. De este modo, sucede que una pintura abstracta que evoca la puesta de sol sea expuesta a la luz y a los colores de una puesta real ("Puesta de sol en el mar" en el mar en la puesta de sol, 1976). En 1979 Jori, se retrata encima de una escalera en el acto de pintar la caída del ángel, obra de contacto celeste, que marca un giro en su recorrido artístico, y es animado por una nueva vitalidad expresiva que lo acompañará durante toda la década siguiente. Es en esta fase cuando la experiencia de la pintura se vuelve central en su evolución creativa: son los años de los "escritos", vertiginosas y fluctuantes palabras suspendidas entre el espacio físico y mental del artista. Palabras que después se encierran en los edificios policromos de los "Teatrini", llamativas arquitecturas en movimiento que introducen volúmenes de las siguientes series de "cristales" y de las "joyas", pequeñas geometrías encantadas y caleidoscópicas.